Transfusión de sangre (Transfusión)

Para compensar la pérdida de sangre o de uno de sus componentes, se utilizan transfusiones (transfusiones) de sangre completa o de productos sanguíneos como métodos de tratamiento.

La sangre se compone de elementos morfóticos, a saber

  • glóbulos rojos (eritrocitos)
  • glóbulos blancos (leucocitos)
  • las plaquetas (trombocitos).

Cada uno de estos componentes de la sangre es producido por la médula ósea (en cantidades que dependen de la demanda) y tiene funciones específicas en el cuerpo humano.

Indicaciones para la transfusión de sangre

No todas las situaciones de pérdida de sangre requieren una transfusión de sangre. En los casos de pérdidas de sangre menores, el cuerpo humano es capaz de compensar el déficit mediante el aumento de la producción de sangre en la médula ósea. En caso de pérdida grave de sangre o de falta de componentes sanguíneos individuales (por ejemplo, hemofilia), la transfusión se realiza con preparados de sangre completa (que contienen todos los componentes sanguíneos) o concentrados de sangre (que contienen componentes sanguíneos individuales). El plasma (la parte „líquida” de la sangre tras la centrifugación) también se utiliza como producto de transfusión.

Condiciones y situaciones que dan derecho a una transfusión

  1. Hemorragia aguda y abundante que pone en peligro la vida:
  • accidentes
  • procedimientos quirúrgicos
  • hemorragia interna
  1. Pérdida o deficiencia crónica de componentes sanguíneos:
  • úlceras sangrantes
  • tumores gastrointestinales
  • daños en la médula ósea
  • trastornos de la coagulación
  1. defectos congénitos, deficiencias de los componentes de la sangre:
  • enfermedades de la sangre
  • deficiencias inmunológicas

Aplicación de la transfusión

Dependiendo de la cantidad de sangre perdida, las circunstancias de la pérdida, el estado de salud, la edad del paciente y otros muchos factores, la transfusión se administra en forma de infusión intravenosa (IV) o (más raramente) como una única inyección intravenosa. Las pruebas de los grupos sanguíneos ABO y Rh se realizan para evitar la incompatibilidad entre la sangre del donante y el receptor. Para evaluar la compatibilidad antes de la transfusión, se realiza la llamada prueba de compatibilidad cruzada. La prueba de compatibilidad cruzada es extremadamente importante durante la transfusión debido a la existencia de grupos sanguíneos vacíos (A, B, 0, AB, Rh+/-k y otros que no se determinan en las pruebas de rutina).

Procedimiento de transfusión

La transfusión suele realizarse con solución salina. El catéter utilizado está equipado con un filtro para evitar la formación de microcoágulos en la sangre transfundida. Inicialmente, la transfusión se inicia con suero salino para comprobar la permeabilidad de todo el conjunto, y luego se utiliza una infusión lenta para observar si el paciente tiene una reacción a la transfusión.

Complicaciones y riesgos de la transfusión

  • hematomas
  • infecciones
  • coágulos
  • bloqueos
  • reacciones inflamatorias locales de los tejidos perforados
  • Alteraciones sensoriales en la zona de punción debido a la lesión de los nervios cutáneos
  • reacciones alérgicas (erupción cutánea, enrojecimiento de la piel)
  • fiebre.

Muy raramente

  • colapso cardiorrespiratorio debido a una fuerte reacción de hipersensibilidad
  • hemólisis (descomposición de los glóbulos rojos)
  • coágulos de sangre y congestión en los pulmones o el corazón
  • infecciones bacterianas y víricas debidas a la transferencia de partículas víricas de la sangre del donante.

Las complicaciones mencionadas son raras porque el riesgo de que se produzcan se ha reducido gracias a los exámenes detallados de los donantes de sangre.

Donación de sangre

A pesar de la gran cantidad de investigaciones y los importantes avances médicos, todavía no se ha podido desarrollar una sustancia que pueda sustituir a la sangre humana. Por eso son tan importantes las donaciones voluntarias de sangre de personas sanas. La sangre de los „donantes universales”, es decir, de los donantes del grupo O, es especialmente solicitada.

Toda persona puede convertirse en donante de sangre voluntario si

  • goza de buena salud
  • es mayor de 65 años
  • pesa más de 45 kg.

Hay centros de donación de sangre en todas las ciudades (unos 500 en Polonia). La donación de sangre es completamente segura, el personal médico utiliza material estéril desechable y la pérdida de sangre no causa ningún daño a la salud del donante, la sangre se renueva muy rápidamente y al cabo de unas horas su cantidad vuelve a ser normal.

Se puede donar sangre cada 8 semanas, hasta 450 ml cada vez (las mujeres 4 veces al año, los hombres 6 veces al año).
Por favor, lleve su documento de identidad.

Los beneficios de la donación voluntaria de sangre

  • ayudar a las personas necesitadas, a menudo salvando sus vidas
  • Obtención de resultados de pruebas de laboratorio gratuitas para su sangre
  • recibir el equivalente a 4.500 kcal (normalmente en forma de chocolate)
  • estar ausente del trabajo y de la escuela el día en que se dona sangre.

No pueden donar sangre las personas que:

  • tiene o ha tenido: hepatitis B o C u otras enfermedades infecciosas, SIDA, sífilis, hipertensión, diabetes, epilepsia, tuberculosis
  • han tenido un ataque al corazón o un derrame cerebral
  • sufre de falta de aire o fiebre del heno
  • se ha sometido recientemente a una intervención quirúrgica menor, como un tratamiento dental o una vacunación
  • está tomando aspirina (porque diluye la sangre)
  • tener una temperatura elevada o fiebre el día de la donación programada.

Las mujeres que están menstruando, embarazadas o hasta 12 meses después del embarazo tampoco pueden donar sangre.

Opublikowano
Umieszczono w kategoriach: Corazón